El espejo de popa del Graff Spee

…Buscando por ahí documentación sobre mascarones de proa, he dado con la historia que hoy voy a contaros:

El hundimiento del Acorazado de Bolsillo Admiral Graff Spee y su espejo de popa.

En 1939 al comienzo de la segunda guerra mundial, el acorazado de bolsillo Graff Spee saltaba por los aires en la ensenada de Montevideo.
El barco fue volado por su propia tripulación por orden de su capitán Hans Langsdorff, que más tarde se quitaría la vida por la deshonra de la pérdida.

¿Que fue lo que llevó al capitán, Langsdorff a tomar la decisión de hundir su barco?

El Admiral Graff Spee pertenecía a la nueva clase Deutschland de acorazados de bolsillo, un tipo de barco muy avanzado para su época, fruto del ingenio de los ingenieros alemanes.

Tras la primera guerra mundial y por el tratado de Versalles, a Alemania se la prohibía la construcción de buques de guerra de más de 10.000 TM de desplazamiento.
Esto suponía para la técnica del momento condenar a Alemania a estar en inferioridad naval, de manera que no fuera una amenaza para el resto de las naciones.

Pero pronto los diseñadores navales alemanes encontraron la forma de construir un barco con la potencia de fuego y la velocidad de un acorazado, con un peso inferior a las 10.000 toneladas.
Esto se consiguió mediante innovadoras técnicas de construcción (soldadura frente a remaches), y un concepto estructural novedoso.
Solo de esta manera los acorazados de la clase Deutschland eran capaces de resistir las enormes tensiones estructurales provocadas por los disparos de sus impresionantes cañones de 280 mm. con un rango de alcance de 28 Km!!

Además el Graff Spee contaba con un blindaje especial (mamparos de acero de 100 mm.) por debajo de la línea de flotación para minimizar los daños de los torpedos.


A finales de 1939, el Graff Spee se encontraba de misión en los mares del sur, con el objetivo de hostigar e interceptar el tráfico mercante aliado.
Cumplió con siniestro éxito su misión, tanto que el Comodoro inglés Harwood decidió emboscarlo en el río de la plata para acabar con su incómoda actividad.
Así, en pleno desarrollo de la guerra del Atlántico, el Graff spee fue atacado por tres cruceros británicos (Ajax, Achiles y Exeter) en lo que se llamó la batalla del río de la plata.
A pesar de la superioridad numérica los ingleses no eran enemigos de consideración para el buque alemán que en pocas horas y sin sufrir grandes daños, provocó la retirada de los tres navíos ingleses.
Tras la batalla, y a pesar de no haber recibido daños de consideración (en comparación con sus oponentes), el Graff Spee puso rumbo al puerto neutral de Montevideo para reparar daños.

Esta decisión supuso a la postre el final del barco.
Durante su corta estancia en Montevideo, los alemanes sufrieron un cuidadoso plan de intoxicación informativa por parte de los servicios secretos británicos, que los indujeron a pensar que a la salida del puerto de Montevideo, les esperaba una letal flota aliada formada por el Rewnon, el Ark Royal el Dunkerke y otros buques que la armada británica estaba concentrando en las inmediaciones.

Ante esta “información” el Capitán alemán, con reparaciones provisionales y muy mermado de munición, decidió volar su barco, antes de que esa pequeña joya de la ingeniería alemana cayera en manos enemigas.

Dejó atrás el puerto que le había servido de refugio durante unos breves días y a 5 millas de la costa y antes de encontrase con el enemigo, desembarco a la tripulación en varios remolcadores, preparó el buque para la detonación, y lo abandonó a su suerte.

A las 20.00 horas del 17 de diciembre de 1939, el acorazado de bolsillo clase Deutschland, Admiral Graff Spee saltaba por los aires.


El buque se encontraba en aguas poco profundas, por lo que tardó varios días en hundirse completamente, consumido por las llamas.

Hasta aquí la historia del hundimiento.
…Ahora la del resurgir del Graff Spee

Tras el hundimiento, los aliados fueron los primeros en querer recuperar partes del acorazado. A los pocos días del hundimiento, se intento recuperar el sistema giroscópico de tiro de la torreta delantera. El Resultado: un Buzo de la armada británica ahogado y ningún resultado. El fondo del estuario del río de la plata es muy complejo, lleno de fango y con una visibilidad nula.
Después de casi 60 años en el fondo del océano, finalmente en 1998 un equipo de rescate comenzó a extraer restos del acorazado: Un ancla, la torreta del telémetro, varios cañones, …hasta que en el año 2006 consiguieron reflotar el emblema que coronaba el espejo de popa del acorazado alemán; en forma de un águila gigante sujetando la esvástica en sus garras.


El águila fabricada en bronce tiene unas dimensiones acordes al tamaño del buque: 2,0 m de altura, una envergadura de 2,80 m. y pesaba alrededor de media tonelada.
Se trata de una pieza casi única en el mundo ya que en 1940, el Führer ordenó que esas piezas se retiraran de los buques de guerra nazis para evitar que fueran capturadas como trofeo por las fuerzas aliadas.

Una pieza histórica. Un trofeo que el propio Hitler no quería que tuviéramos.


Para saber +
…y para saber aún +

Comments are closed.