Restaurante Claudio Acv2

El pasado Septiembre y con la excusa de celebrar una cena entre los colaboradores de 365CitiesPamplona, propusimos un reto al Chef Claudio del Restaurante Claudio Acv2 de Sallent de Gallego (huesca). El reto consistía en algo tan sencillo y tan atípico por estos lares como una cena italiana sin pizza y sin pasta.

Así que bajo el lema “Noche italiana. NO pizza-NO pasta” el chef Claudio aceptó el reto y nos brindó -además de una gran cena-, toda una lección de dominio de la técnica.

De origen chileno, Claudio se formó en alta cocina en Francia, para especializarse posteriormente en cocina italiana.

Comenzamos la noche con un Vol au vent de provolone con tomate natural. Primera sorpresa de la noche. Un plato que, se convierte en un perfecto contrapunto entre la contundencia del queso y la frescura del fondo de tomate macerado en aceite de oliva.

Continuamos con un Timbal de parmigiana con crujiente de Grada padano (…ó parmesano :( no lo recuerdo bien ) y foccacia. Capas de Berenjena y tomate, acompañadas de un delicioso crujiente de queso. Muy rico.

El siguiente plato, Jardín de la Nonna. Un plato sencillo con una ejecución magistral. Cada verdura en su punto perfecto, equilibrando texturas y sabores.  Algo que parece sencillo a priori, pero nada sencillo de conseguir. Uno de los mejores platos de la noche.

Sachet de carpaccio de buey relleno de crema trufada:  Una delicia, los saquitos eran una auténtica explosión de sabor en boca.

Pollo Marsala con salsa negra: Receta tradicional italiana, muy bien ejecutada, muy sabrosa …aunque no conseguimos que el Chef nos desvelara el secreto de la salsa negra!

Finalizamos la cena con un plato de Dados de vaca al forno con salsa de roquefort. Un plato correcto, pero para mi el más flojo de la noche; aunque he de decir que lo complicado del plato es darle ese punto justo a la carne, haciéndola en el horno.

En el apartado vinos, comenzamos con un Pirineos selección Mesache; un coupage de Chardonnay y Gewürtztraminer. Me gustó, es un coupage que no había probado nunca, pero que funciona, ya que el Chardonnay frena el dulzor y las flores habituales en el gewürtztraminer. Un vino muy rico, fresco, meloso y con caracter.

Continuamos con un lambrusco: Rosato frizzante de la Emilia. Un Lambrusco con mayusculas, de los de verdad, con una nariz compleja y una boca muy redonda. Un vino de los que pone en evidencia al 90% de los vinos que podemos encontrar en un italiano.

Cerramos la noche con un Marboré 2005 …y lamentablemente fué la decepción de la noche. Un vino que nos presentaron como un grande, que venía incluso avalado por algún premio internacional… pero a mi, no me gusto. Es un vino con una capa contundente (Somontano), con una gran nariz, compleja y muy definida, fruta roja, compota, maderas, tostados, un toque a cuero de fondo. Muy interesante (en nariz)… y en boca, una decepción. Toda la complejidad y los matices que nos prometía la nariz, desaparecen en la boca. Lo encontré muy falto de cuerpo y plano. Un vino técnicamente sin defectos, pero para mi gusto sin virtudes.

 

En resumen, una gran velada, una gran cena llena de pequeños detalles que marcan la diferencia. Técnica depurada para dar el punto y la textura a cada ingrediente. Además tuvimos la oportunidad de que el chef nos fuera contando plato a plato, los pequeños detalles, secretos y técnicas de la elaboración.

Un lujo. Cocina y Chef altamente recomendable.

Comment
  1. Hemos pedido un montón de cosas y no tenían de nada. Comida regular/baja y una cosa muy curiosa de cuatro luces por mesa había dos encendidas .

    DE VERGÜENZA

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>